IMG-20191212-WA0006.jpg
*Esta es una publicación gratuita. CCECR y Operaciones han liberado los derechos de esta publicación y la del CD que la acompaña (Paisajes sonoros urbanos liminales) para usos no comerciales; se permite ampliar, ajustar, editar y traducir el contenido a través de cualquier medio de reproducción, electrónico o mecánico, siempre que el producto sea para usos no comerciales y se haga referencia correcta y completa de los autores originales.
Fotografía: Adela Marín.

[1] Una residencia artística titulada Explorando el paisaje sonoro de San José fue sostenida en Casa Caníbal (Centro Cultural de España “El Farolito” de Costa Rica) entre el 6 y 10 de mayo de 2019. Más tarde en el año (el 10 de diciembre) y en ese mismo sitio, se realizó un concierto en compuesto en gran medida por obras sonoras producidas tras la residencia; ese evento fue inaugurado por una breve conversación cuya transcripción ha servido de base para la este texto introductorio. [N. del E.]

[2] El CD ha sido en cuestión ha sido curado y compilado por Otto Castro bajo el título Paisajes sonoros urbanos liminales y ha sido adjuntado a esta edición. [N. del E.]

Audible en grabación.
Entrevista a Otto Castro.*

Otto Castro, Carlos A. Segura | abr. 24, 2020.

ISBN: 978-9930-9652-3-8

.pdf (imposición facsimilar imprimible.)

Carlos A. Segura: En los últimos meses ha realizado un par de visitas a Costa Rica, ambas cruzadas por la Residencia Artística en la primera mitad del año y por este evento derivado. ¿Cómo están relacionadas estas dos?[1]

Otto Castro: Los dos proyectos se relacionan en aspectos teóricos y metodológicos que se compartieron en el taller [desarrollado durante la residencia]: mediante la exploración de la ciudad...

Audiencia: En la Sabana.

OC: ...que ellos [los talleristas] hicieron desde un punto muy subjetivo y, para finalizar, una serie de obras que crearon, se revisaron no solo dentro del taller que apenas duró una semana sino también a distancia (cada pieza se revisó en tres etapas). Durante esas revisiones además surgió la idea de hacer un disco y una publicación que reuniera textos reflexivos sobre cómo explorar el paisaje sonoro…

A: [Aplausos.]

OC: …en la zona de la ciudad…

A: En la Sabana.

OC: …que de alguna manera propiciaron las obras de las que hoy vamos a presentar tan solo un pedacito.

 

CS: En el proceso de edición de esa publicación he encontrado un fuerte interés por mantener claramente separadas las nociones de producción musical y de producción de sonido o de paisaje sonoro…

 

A: [Aplausos.]

 

CS: …subrayando la diferencia de los objetos de estudio y sus herramientas de análisis (por ejemplo, la caminata sonora)…

 

A: ¡En el Valle Central!

 

A: En El Farolito.

 

CS: …¿cuál considera que sea el lugar que ocupa el desarrollo de investigaciones –en el título de la residencia se lee “exploraciones” - sobre paisaje sonoro en conciertos como el que tendremos hoy y como el que presentó en su última visita a Costa Rica y en producciones discográficas como la que acompaña la publicación?[2]

 

OC: Empezaría con una anécdota: en 1996 tuve la oportunidad de estudiar con un compositor italiano llamado Franco Donatolli en la Ciudad de México…

 

A: ¡La Ciudad de México!

 

A: [Inaudible en grabación.]

 

OC: …allí participé en un pequeño curso de música acusmática y tras 10 minutos me dije “esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida”. Cuando estudié composición siempre tuve la sensación de estar en el lugar equivocado, en la carrera incorrecta, hasta que cuando cursaba mi maestría en la Ciudad de México…

 

A: [Inaudible en grabación.]

 

OC: me di cuenta de que en realidad no yo no era compositor y reafirmé mi identidad sonora…

 

A: [Aplausos.]

 

OC: …para hacerme un espacio como artista sonoro…

 

A: [Aplausos.]

 

OC: …y así manejar ciertos materiales que no necesariamente tienen que vincularse al desarrollo musical: las obras normalmente tienen una estructura; prefieren un desarrollo que, en la sonata, por ejemplo, está ajustada a la dominante; prefieren instrumentos que requieren de gran virtuosismo para hacer también una música muy virtuosa y me di cuenta de que lo que me gustaba hacer estaba en el ámbito del arte sonoro…

 

A: En El Farolito.

 

OC: …que indudablemente incluye a la caminata sonora

 

A: En El Farolito.

A: ¡En el Valle Central!

 

OC: … la etnografía, la autoetnografía, metodologías que vienen de las ciencias sociales, de la proyección económica, social y política del espacio; refiere a lo identitario, de la cultura. O sea, no está tan interesado en hacer un trabajo que desarrolle sonidos discretos, de algo que va a desarrollar en cierta cantidad de minutos para finalmente resolver esos materiales que presentó, sino que se interesa en la mera acción. La caminata sonora

 

A: En El Farolito.

 

A: ¡En el Valle Central!

 

OC: se basaba en una deriva por la ciudad,

 

A: [Inaudible en grabación.]

 

OC: …en un caminar por la ciudad…

 

A: [Inaudible en grabación.]

 

OC: …en la que todas esas afectividades vinculadas al espacio quedan impresas en un soporte físico como lo era la cinta magnética –o más recientemente en formato digital-. Esa era la obra.

 

Hay una obra muy conocida de Luc Ferrari en la que él coloca un micrófono en una playa en Yugoslavia y luego edita la grabación de 10 horas. Y mucha de la escuela acusmática que ya estaba formada en Francia –liderada por un compositor canónico como Pierre Schaeffer- dijo que “eso no era música”. Algo muy importante de esto es que se desdibujan las categorías o géneros que hemos aprendido en la academia musical (sonata, divertimento, suite) y los valores implícitos que están relacionados a esos conceptos musicales. En el arte sonoro…

 

A: En El Farolito.

 

OC: …uno de los ejemplos más claros es una instalación de Bill Fontana en la que pone un parlante a trabajar en una alcantarilla en Nueva York por todo un día. Ahí la pregunta es, ¿qué es eso? ¿Es instalación, obra sonora…

 

A: [Aplausos.]

 

OC: …es intervención del espacio? No se puede saber.

 

CS: ¿Cómo se resuelven formatos de presentación de obra como lo es concierto con este tipo de producciones? ¿Podría referirse a ello a partir del concierto de hoy?

 

OC: El concierto tiene toda una genealogía que lo antecede…

 

CS: Hay un canon.

 

OC: …hay un canon que reaparece. Pero el arte sonoro…

 

A: En El Farolito.

 

OC: en la Ciudad de México…

 

A: ¡La Ciudad de México!

 

OC: …es común que se haga este tipo de obra en los espacios públicos; no interesa demasiado que las personas pongan atención a una obra desde el inicio y hasta el final sino, más bien, la experiencia que pueda conllevar esa escucha…

 

A: En El Farolito.

 

A: [Inaudible en grabación.]

 

OC: …o como cómo pueda intervenir en un momento determinado en un espacio público. Hoy hacemos una versión bastante tradicional de lo que pretende el arte sonoro.

 

A: [Aplausos.]

 

CS: ¿Cuál es su propuesta para el concierto? El itinerario enumera una escucha

 

A: En El Farolito.

 

CS: …consecutiva de las obras según aparecen en el CD.

 

OC: Hay varios cambios que ni siquiera sabía que iban a suceder y lo hacen por un asunto técnico. El orden [de las piezas] es distinto al que aparece en el disco –en el que las obras dialogan-. Hoy peco como curador y he separo las obras de paisaje sonoro…

 

A: ¡Pero es la Avenida Segunda!

 

OC: y las más artificiales (sonidos más sintéticos, más procesados). Esto tiene la virtud de poder poner a dialogar entre dos mundos: uno que es cotidiano y otro que es más abstracto. Los dos son representaciones pero ese segundo es mucho más sintético o virtual, ambas categorías ya atendidas por autores poco Barry Truax, que se ha referido al paisaje virtual…

 

A: ¡Pero es por la Avenida Segunda!

 

OC: …y R. Murray Schafer, que ha más bien ha abordado el tema desde la identidad y la cultura.