Contaminación cruzada.
Nada es para siempre.*

Carlos A. Segura | dic. 17, 2019.

Curaduría de Juan Ignacio Salom y Konstantina Stamatiadis.

 

Nada es para siempre compone –a la vez- la primera muestra colectiva de artistas de __Temporal y la primera mirada a su propio espacio de trabajo, reconociendo el centro implícito de las actividades de esta comunidad de artistas: un edificio que ha sido   –y sigue siendo- ajustado, ocupado y reocupado conjuntamente hasta su próxima e inevitable demolición en 2021.

Esta muestra inicial oscila entre la producción pictórica y fotográfica de cuatro de sus miembros, objetos residentes de los espacios de trabajo reclamados por los artistas e incluso partes arrebatadas de la propia arquitectura que los alberga. En ese sentido, podemos enmarcarla dentro de un extenso proyecto de documentación –de actividades, hallazgos accidentales propios de la convivencia de sus habitantes temporales y las remodelaciones realizadas a un edificio que se ha consolidado en sí mismo como tema y sustrato de las piezas- que ha acompañado a __Temporal desde sus primeros días de ocupación y que, por tanto, no solo se ha enfrentado a lo que ya ha transcurrido allí sino también, y especialmente, al tiempo que les queda.

Nada es para siempre, Esto es temporal y Al fondo a la izquierda, cruzando la galería han sido articuladas por De Cerca bajo el título Contaminación cruzada, un proyecto de cooperación y trasiego episódico entre espacios independientes de la escena artística de Costa Rica en el que el intercambio, la aparición y la reaparición de artistas y obras es tanto la forma como el contenido de un comentario curatorial que rodea una pregunta tácita: ¿qué significa ser independiente?

__________

* Aun cuando la exposición Nada es para siempre abrió tempranamente (17 de diciembre de 2019 en De Cerca), el proyecto curatorial Contaminación cruzada tuvo su primera apertura simultánea en De Cerca, __Temporal y Espacio Sabático el  22 de enero y una segunda apertura el 26 de febrero de 2020.